Mermelada casera de ciruela. Receta con thermomix

Ciruelas claudias para mermelada

No sé qué me está pasando. No sé si de verdad he adoptado la corriente slow o si se ha apoderado de mí el espíritu de Martha Stewart, pero lo cierto es que una de las cosas que he hecho este verano y más satisfacción me ha dado ha sido recolectar nuestras propias ciruelas para hacer mermelada.

Este árbol nuestro tampoco está muy centrado. Hay años que da fruto, hay años que no da ni uno. Y este año contra todo pronóstico, pues el año pasado tuvimos que talar gran parte para frenar una enfermedad, se ha cargado de riquísimas y dulcísimas ciruelas claudias. Todas las mañanas mi hija y yo teníamos que dedicar un rato a recoger las más maduras para evitar que cayeran al suelo y el jardín se llenara de pájaros y otros visitantes menos deseables.

La cocina se iba llenando de cestos de ciruelas que no nos daba tiempo a consumir, así que eché mano del recetario de la thermomix (bendito robotito que se viene conmigo hasta en vacaciones) y me puse manos a la obra para hacer conserva de mermelada. Salieron botes y botes que fueron a parar a las casas de vecinos, amigos y familiares. Nunca había hecho mermelada casera, pero después de comprobar lo fácil que es y lo rica que sale, no vuelvo a comprarla elaborada. ¿Queréis ver la receta?

Receta mermelada casera con thermomix

Ingredientes:

- 600 gr. de ciruelas maduras; 30 gr. de zumo de limón y 500 gr. de azúcar.

Modo de preparación:

- Lavamos las ciruelas y les quitamos el hueso. No las pelamos.

- Las metemos en el vaso, junto con el limón, y trituramos 10 segundos, velocidad progresiva 5-10.

- Añadimos el azúcar y programamos 30 minutos, 100º, velocidad 2.

Opcional:

Con estos pasos ya tendríais una rica mermelada, pero como a mí me gusta con una textura más espesa, programé 5 minutos más, temperatura Varoma, velocidad 2.

Mermelada casera en conserva

Estas mermeladas no aguantan demasiado en el tiempo y hay que consumirlas pronto, pero para alargar su conservación tenéis 2 opciones:

- Envasarlas al vacío. Si quereis ahorraros el baño María, que a mí particularmente me da mucha pereza y más con la cantidad de botes que salieron, hay una forma menos rápida, pero más simple: llenad los botes hasta arriba con la mermelada (no importa que rebosen, ya los limpiaréis después), cerradlos, dadles la vuelta inmediatamente y mantenedlos en esa posición durante 24 horas. Harán el vacío de forma natural.

- Otra opción que no dura tanto como el envasado al vacío pero alarga la conservación es lavar los botes con jabón y agua muy caliente, secarlos en el horno a una temperatura templada y verter la mermelada recién hecha mientras los botes están calientes. Conviene meter una cucharilla de metal para que los tarros no estallen por la diferencia de temperatura.

Yo probé las 2 formas: la primera para guardar los botes durante el invierno; la segunda para consumirlos durante el verano. Menudos desayunos nos hemos pegado con la mermelada de ciruela, ¿eh, Laura?

Desayuno con mermelada casera

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
ETIQUETAS: , , , ,
Diseño del blog: Eclickse Digital
  1. Ya está en mi cuaderno de recetas!!! Muchas gracias preciosa por compartirlo!

  2. Marta dijo:

    Ay, Elena, tenía pendiente pasarme por aquí desde el día que vi las fotos de la mermelada casera ¡Qué buena pinta tiene! Me guardo la receta para cuando me toque proponer a mí en la Creative Food Band, que ya veo lo fácil que es de adaptar.

    PD ¡Qué envidia me dais las del club de la Thermomix! XD

    Un besote y muchísimas gracias por la receta :-)

  3. Mi casa en cualquier parte dijo:

    Tiene su precio el aparatito, no lo vamos a negar. Pero si lo aprovechas, le sacas chispas. Me alegra que te gusten las fotos. Un beso, Susana.

  (no será publicado)