Mi verano slow

Mi verano slowYa estamos de vuelta. Al síndrome post-vacacional habitual, este año tengo que sumar el síndrome post-baja maternal. Tras 16 semanas de baja y 15 días de vacaciones pegada a mi nuevo polluelo, toca separarse y aprender a ser más independientes. Él y yo. Retomo mi trabajo como diseñadora, las reuniones con los clientes, las conversaciones de adultos, los cafés con periódico antes de empezar la jornada… y, como muchos me habéis transmitido estos días, no está tan mal. Recupero parte de mi vida personal y profesional y eso siempre es positivo. Sólo tengo que olvidar la carita de pena que ayer ponía mi hija mientras me veía arreglarme (creo que verme usar pintalabios después de 5 meses le dio una pista de lo que se avecinaba) y recordar el abrazo eterno que me dio unas horas después cuando volví a casa.

También ayuda recordar el verano tan estupendo que hemos pasado. Sorprendentemente he llevado a cabo muchos de los planes que me había propuesto y de los que os hablé en este post.

Hemos hecho muuuuchas fotos que pasarán a engrosar el patrimonio familiar; hemos construido una nube y la hemos sacado a pasear (sé que muchos estáis esperando el tutorial; este mismo mes publicaré el paso a paso); nos hemos reunido con la familia, hemos hecho barbacoas, limonadas y hasta daiquiris de sandía (gracias, Vega, por demostrarnos que el glamour y la panceta no están reñidos); hemos recogido ciruelas del árbol y hemos hecho mermelada (no es por nada, pero quedó espectacular; pronto os daré la receta); me he bañado con mi hija los días que el tiempo lo ha permitido y he disfrutado un montón viendo sus avances en el agua; hemos paseado entre viñedos y campos de trigo y girasoles; he visto muchos amaneceres y he disfrutado de desayunos en silencio antes de que se levantara la tropa… en definitiva, un verano muy slow, como lo han bautizado en El Hervidero de Ideas.

Si queréis ver todas las fotos de nuestro verano, visitad mi perfil de Instagram.

En lo que hemos fracasado estrepitosamente ha sido en organizar cenas románticas después de acostar a los niños. Había días que mi marido y yo cabeceábamos en el sofá mientras nuestra hija seguía brincando de un lado a otro. ¡Socorro! ¿De dónde sale tanta energía? Tampoco me ha dado tiempo a restaurar unas sillas que tenía en el trastero y eso que ya me había hecho con pinceles y algunos botes de Chalkpaint, pero bueno, éste podrá pasar a ser un plan de invierno.

Moodboard vuelta al trabajo

Ahora toca preparar la vuelta al cole de mi hija, retomar mis diseños web, tiendas virtuales, blogs, apps… hacer algún que otro curso (espero ansiosa la edición Pro de Hello!Blogging), pensar en nuevos contenidos para el blog y disfrutar de un invierno slow.

3,2,1…¡Comenzamos!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
ETIQUETAS: , , , ,
Diseño del blog: Eclickse Digital
  1. Me ha encantado tu verano!!! Tan tranquilito, entre viñedos… El mío ha sido un poco regulero, pero he cambiado de aires y he llenado la cabeza de cosas nuevas. ¡Y también he hecho mermelada!! XD
    ¡Ahora a por septiembre y el nuevo curso!
    Besos!

  2. Pingback: Mermelada casera de ciruela. Receta con thermomix | Mi casa en cualquier parte

  3. Pingback: Semana Santa en La Rioja -Mi casa en cualquier parte

  4. Pingback: Este verano nos vamos a aburrir - Mi casa en cualquier parte

  (no será publicado)