Mamá, ¿cómo eran los sueños de la gente antes de que se inventara el cine?

cinema-paradisoEsta pregunta se la hizo Xabier Byrne a su madre, la actriz Tilda Swinton, cuando tenía 8 años y medio.

Este inocente y profundo interrogante inspiró el discurso sobre el estado del cine que la actriz dio en el 49º Festival de Cine de San Francisco y al que dio forma de carta. (Puedes ver lo más destacado del discurso en este vídeo o leer el texto íntegro aquí).

Mark Cousins, inspirado por este discurso, escribió su propia carta pero, a falta de hijos a quien remitírsela, se la escribió a su propio yo cuando tenía 8 años y medio. Puedes leer su carta aquí.

Así nacía la Fundación 8 1/2, una organización sin ánimo de lucro que celebra el poder del cine para ampliar los horizontes de los niños y que cree que a los 8 años y medio ya están capacitados para explorar el mundo a través de otras películas que no sean las que normalmente ven en el cine, la televisión o las tablets.

¿Crees que un niño de 8 años y medio no puede ver El increíble hombre menguante porque sea de miedo o no pueda admirar El chico de Charles Chaplin porque sea muda y en blanco y negro? Precisamente el otro día mi hermana me decía que mi sobrina nunca había parado quieta en el cine con las películas de dibujos animados y que, sin embargo, con Gravity ni parpadeó.

Piensa en tus propios 8 años y medio y en las películas que veías más allá de las de Walt Disney. A lo mejor no las entendías en su totalidad o no captabas el mensaje principal si no era demasiado explícito, pero celebrabas cada nueva película que te dejaban ver o cada largometraje que conseguías ver entero.

Toto Cinema Paradiso

¿Cómo hubiera sido mi infancia si no hubiera visto My fair lady, 7 novias para 7 hermanos, Cantando bajo la lluvia, El hombre mosca de Harold Lloyd, El mago de Oz, El gran dictador, El fantasma de la ópera, Los crímenes del museo de cera, El violinista en el tejado o La guerra de papá? No recuerdo que mis padres me las desaconsejaran porque fueran muy antiguas, en blanco y negro, o de miedo o que emplearan un lenguaje que me fuera a superar o encerraran un mensaje difícil de captar.

Muchas veces somos nosotros los que ponemos límites a las capacidades de nuestros hijos y les privamos de retos tan importantes para su desarrollo como descubrir, explorar, experimentar y superarse. El cine de adultos puede ayudarles a entender el mundo y la sociedad en la que viven, puede educarles en valores e incluso puede ayudarles a identificar conflictos -propios o ajenos- y a resolverlos.

La Fundación 8 1/2 rinde homenaje no sólo a la película homónima de Fellini, que era en sí misma un homenaje al cine, sino también a la edad mágica de 8 años y medio en la que tomamos conciencia de nuestra propia vida y en la que también empezamos a descubrir el mundo a través de los ojos de los demás. Para la Fundación 8 1/2 esas personas a través de cuyos ojos el cine nos permite ver pueden ser compañeros de por vida y si los conocemos temprano podemos contar con ellos para siempre.

A mis hijos aún les queda mucho para cumplir 8 años y medio, pero me encantará ver con ellos algunas de las películas que la Fundación recomienda en su web y algunas otras que no están en su lista, como Cinema Paradiso, de la que he tomado prestados 2 fotogramas para ilustrar este post.

Y tú, ¿qué películas has disfrutado en compañía de tus hijos? Me encantaría ampliar mi lista con tus recomendaciones.

Si te ha gustado este tema, no te pierdas:

- El libro 100 pelis de adultos para ver con niños.

- Las 100 películas para niños recomendadas por el New York Times.

- La estupenda reflexión Los niños se han quedado sin palabras de Nuria Pérez de Sparks & Rockets sobre la creciente falta de vocabulario en los niños.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
ETIQUETAS: , , , , ,
Diseño del blog: Eclickse Digital
  1. Dolors dijo:

    Que casualidad Helena, mientras leía el post (gracias y enhorabuena por él) pensaba en el video de Nuria que precisamente he visto hoy (genial también). No sé hasta que punto estará bien o mal que mis hijos sean fans de Star Wars, la saga completa. Al pequeñajo (2 años y medio) le fascina R2D2 y me imagino que la estética en general y al mayor (casi 7 años), todo. Quería comentarle a Nuria, y aprovecho aquí para mencionarlo, la oportunidad que nos brinda el cine de adultos para ampliar su vocabulario, eso sí, viendo las pelis juntos para explicarles las palabras y conceptos que no entiendan. Gracias a Hans Solo el mayor ha sabido lo que es la ironía y el sarcasmo. Y otras palabras como “filosofía”, “voluntad” o “imperio” también las aprendió viendo juntos los distintos capítulos (o episodios, jajaja). Confieso que gracias a ellos yo también me he hecho medio-fan, nunca me había gustado la ciencia ficción!

    • Mi casa en cualquier parte dijo:

      ¡Cómo va a estar mal que sean fans de La guerra de las galaxias! Si además han conseguido que contagiarte su gusto por la ciencia-ficción.
      Ahora tendríamos que escribir Las 100 películas infantiles y juveniles que todo adulto debería ver (aunque creo que alguien lo ha escrito ya).
      Muchas gracias por tu comentario.

  2. Nerea dijo:

    Coincido 100%, Elena.
    Izaro cumple 6 en febrero, pero disfruta muchísimo con las películas “para los tres” que vemos juntos de vez en cuando y para nosotros es un placer compartir con ella el placer de ver cine “de verdad”.

    • Mi casa en cualquier parte dijo:

      Yo aún no estoy en ese punto, pero estoy deseando que llegue.
      No puedes imaginarte hasta dónde estoy de Rapunzel

  3. Yo soy muy fan del cine de ciencia ficción y de terror desde pequeñísima, de hecho con 12 años me colaba en el cine para ver películas de miedo de mayores de 13. Mis hijos han salido a mí, nunca les he puesto pegas para ver películas de mayores (normales, se entiende), la única condición era que ellos quisieran verlas. A veces les daba un cojín para que se taparan si algo les daba miedo, pero era gracioso porque les decía ” ¿la quitamos? “y me contestaban,” no, ama, estoy bien”. A mi me hacía gracia porque me recordaban a mí a su edad. Ahora ya van por su cuenta y no se pierden ni una.
    Me ha encantado tu reflexión.
    Besos

  4. Ainara dijo:

    Genial tu post, y genial la iniciativa de Tilda Swinton (que por cierto, me encanta esa mujer).
    Si hago el ejercicio que propones de mirar a mi niñez, efectivamente, me encataban los clásicos (con predilección por los musicales, pero bueno). Y cuando empezaron a emitir Twin Peaks, tenía una atracción irrefrenable por quedarme a verla, aunque me mandaran a la cama.
    Y con mis sobrinos he visto que sí, que también les atrae lo misterioso, y desde muy txikis. Las películas de terror clásicas no les dan miedo, ya que los efectos no son como los de ahora, pero les genera curiosidad, se divierten, y pienso que amplia su mirada.

  (no será publicado)