Archivo de la etiqueta: Educación

¿Por qué nos complicamos tanto con los regalos a los profesores?

Regalos sencillos para profesores

La escena se repite todos los años por estas fechas en las casas con niños pequeños.

En tu móvil aparece un nuevo grupo de whatsapp de padres y madres del colegio llamado “Graduación Educación Infantil” y comienza uno de los debates más acalorados del año, que ríete tú de los moderados por Manuel Campo Vidal.

Resulta que de unos años a esta parte a los niños que pasan de Educación Infantil a Educación Primaria se les organiza una ceremonia de graduación con toda la parafernalia incluida (orla, toga, birrete y Gaudeamus) seguida de una merienda/fiesta con familiares y profesores.

Me encanta que mis hijos se sientan valorados y celebrados, pero creo que hemos llegado a un punto en que confundimos la motivación con la complacencia y con ello no les estamos haciendo ningún favor.

A mí no me parece que mi hija fuera consciente de estar haciendo un gran esfuerzo por pasar de curso, más allá de lo que se le pide a una niña de su edad y capacidades: madrugar por las mañanas, prestar atención en clase, participar en las actividades propuestas y hacer sus fichas a tiempo. Así que si ella no le da tanta importancia, ¿por qué habría de dársela yo?  Ya vendrán los años en que tenga que esforzarse y ser consciente de su esfuerzo, sacrificar horas de juego, hincar los codos, someterse a exámenes y frustrarse si los resultados no le acompañan o no alcanza los objetivos mínimos.

Todos queremos mucho a nuestros hijos y nuestra tendencia natural es querer evitarles sufrimientos y allanarles el camino, pero se nos olvida que nuestra labor como padres es prepararles para la vida, ésa que no está llena de fiestas de graduación a cada paso.

Nuestros hijos deberían saber que nuestros jefes o jefas no salen de su despacho para aplaudirnos cada mañana cuando llegamos puntuales al trabajo o que nuestro equipo de fútbol sólo saca la gabarra cuando gana competiciones.

Me gusta la idea de que los niños que cambian de ciclo tengan una fiesta de despedida con los compañeros y profesores con los que han convivido durante 3 años. Soy madrastrona, pero no tanto: sé la importancia que tienen para ellos. Y además no seré yo quien diga no a una buena fiesta.

Pero, ¿y si le cambiamos el título, la simbología y la puesta en escena para que, llegado el momento de la verdadera ceremonia de graduación, la valoren y disfruten en toda su extensión y el reconocimiento ímplicito sea real, no un mero fuego de artificio?

En realidad, el debate del que quería hablar cuando he empezado el post no era éste, pero mira, me ha servido para dar una opinión que nunca me había atrevido a expresar en público. ¡Maldito Sanedrín virtual que nos tiene acogotados a la hora de emitir juicios en cuestiones de educación y/o maternidad! ¡Ea, qué alivio!

En realidad el verdadero debate empieza con el regalo que se le va a hacer al profesor a final de curso.

Sigue leyendo

ETIQUETAS: , , , , , , , ,

Este verano nos vamos a aburrir

Get bored! Abúrrete!

¿Te acuerdas de los veranos de tu infancia, aquellos que parecían eternos y no sabías ni en qué día vivías? ¿Y te acuerdas de cuando ya habías nadado todo, patinado todo, saltado todo, corrido todo y trepado todo se te ocurría decirles a tus padres “Me aburro”?

Lo más normal es que te contestaran “pues cómprate un burro” y volvieran a lo que estaban haciendo. Lejos de frustrarte o de pensar que tus padres no te querían lo suficiente porque no procuraban tu entretenimiento, dabas media vuelta y buscabas con qué ocuparte, solo o en compañía de otros.

Así es como recuerdo haber fabricado y envasado un perfume con alcohol y pétalos de rosa que olía exquisito, pero se oxidaba a la media hora (aunque eso no nos importaba, porque para cuando eso ocurría ya se lo habíamos vendido a los vecinos); redactado, dibujado y repartido un periódico completo con sus secciones de sucesos, sociedad, programación de televisión y pasatiempos; escrito los guiones de varios capítulos de la versión riojana de Falcon Crest que luego dramatizábamos y grabábamos en una cinta de casette o inventado conflictos entre los amigos para después escenificar el juicio turnándonos para ser el juez, la acusación y la defensa.

Y es que, como bien dice Nuria Pérez, el aburrimiento fomenta la creatividad.

Aquellos niños que fuimos buscaban la manera de entretenerse y, mientras ideaban aventuras y jugaban, encontraban su talento. Hoy en día algunos de esos niños son periodistas, diseñadores o abogados. Otros incluso seguimos jugando y buscando talentos aún por descubrir.

Y si tú y yo sabemos esto, ¿por qué ahora que somos padres nos empeñamos en ocupar cada segundo de la vida de nuestros hijos con actividades académicas o lúdicas llenándolas de estrés y, lo que es peor, mermando su autonomía y anulando su capacidad para tomar decisiones, resolver problemas o encontrar su propio talento?

Sigue leyendo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
ETIQUETAS: , , , ,
Diseño del blog: Eclickse Digital