Archivo de la etiqueta: Niños

Mi verano slow II

Mi verano slowTodos los años por estas fechas me pasa lo mismo. Cuando me preguntan “¿Qué tal verano?”, yo siempre respondo: “Bien, tranquilo”.

Luego, cuando recapitulo y pongo número a las cosas que hemos hecho, me doy cuenta de que no hemos parado.

Este verano ha sido el verano de la lectura, las manualidades, la fotografía, las excursiones y las salidas al campo y, sobre todo, el verano de la familia. Casi nada, ¿no?

Sigue leyendo

ETIQUETAS: , , , , , , , , ,

Mamá, ¿cómo eran los sueños de la gente antes de que se inventara el cine?

cinema-paradisoEsta pregunta se la hizo Xabier Byrne a su madre, la actriz Tilda Swinton, cuando tenía 8 años y medio.

Este inocente y profundo interrogante inspiró el discurso sobre el estado del cine que la actriz dio en el 49º Festival de Cine de San Francisco y al que dio forma de carta. (Puedes ver lo más destacado del discurso en este vídeo o leer el texto íntegro aquí).

Mark Cousins, inspirado por este discurso, escribió su propia carta pero, a falta de hijos a quien remitírsela, se la escribió a su propio yo cuando tenía 8 años y medio. Puedes leer su carta aquí.

Así nacía la Fundación 8 1/2, una organización sin ánimo de lucro que celebra el poder del cine para ampliar los horizontes de los niños y que cree que a los 8 años y medio ya están capacitados para explorar el mundo a través de otras películas que no sean las que normalmente ven en el cine, la televisión o las tablets.

¿Crees que un niño de 8 años y medio no puede ver El increíble hombre menguante porque sea de miedo o no pueda admirar El chico de Charles Chaplin porque sea muda y en blanco y negro? Precisamente el otro día mi hermana me decía que mi sobrina nunca había parado quieta en el cine con las películas de dibujos animados y que, sin embargo, con Gravity ni parpadeó. Sigue leyendo

ETIQUETAS: , , , , ,

Mi verano slow

Mi verano slowYa estamos de vuelta. Al síndrome post-vacacional habitual, este año tengo que sumar el síndrome post-baja maternal. Tras 16 semanas de baja y 15 días de vacaciones pegada a mi nuevo polluelo, toca separarse y aprender a ser más independientes. Él y yo. Retomo mi trabajo como diseñadora, las reuniones con los clientes, las conversaciones de adultos, los cafés con periódico antes de empezar la jornada… y, como muchos me habéis transmitido estos días, no está tan mal. Recupero parte de mi vida personal y profesional y eso siempre es positivo. Sólo tengo que olvidar la carita de pena que ayer ponía mi hija mientras me veía arreglarme (creo que verme usar pintalabios después de 5 meses le dio una pista de lo que se avecinaba) y recordar el abrazo eterno que me dio unas horas después cuando volví a casa.

También ayuda recordar el verano tan estupendo que hemos pasado. Sorprendentemente he llevado a cabo muchos de los planes que me había propuesto y de los que os hablé en este post.

Hemos hecho muuuuchas fotos que pasarán a engrosar el patrimonio familiar; hemos construido una nube y la hemos sacado a pasear (sé que muchos estáis esperando el tutorial; este mismo mes publicaré el paso a paso); nos hemos reunido con la familia, hemos hecho barbacoas, limonadas y hasta daiquiris de sandía (gracias, Vega, por demostrarnos que el glamour y la panceta no están reñidos); hemos recogido ciruelas del árbol y hemos hecho mermelada (no es por nada, pero quedó espectacular; pronto os daré la receta); me he bañado con mi hija los días que el tiempo lo ha permitido y he disfrutado un montón viendo sus avances en el agua; hemos paseado entre viñedos y campos de trigo y girasoles; he visto muchos amaneceres y he disfrutado de desayunos en silencio antes de que se levantara la tropa… en definitiva, un verano muy slow, como lo han bautizado en El Hervidero de Ideas.

Si queréis ver todas las fotos de nuestro verano, visitad mi perfil de Instagram.

Sigue leyendo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
ETIQUETAS: , , , ,
Diseño del blog: Eclickse Digital